La Junta de Gobierno del COPC rechaza las intervenciones psicológicas de conversión de la homosexualidad

23-04-2019   |  Barcelona

Las mal llamadas “terapias” de conversión de la homosexualidad constituyen un conjunto de técnicas aversivas sin respaldo científico y animadas por un objetivo ilícito ya que, al no ser ningún trastorno, no ha lugar a ningún tipo de intento para modificar la homosexualidad.

Las mal llamadas “terapias” de conversión de la homosexualidad constituyen un conjunto de técnicas aversivas sin respaldo científico y animadas por un objetivo ilícito ya que, al no ser ningún trastorno, no ha lugar a ningún tipo de intento para modificar la homosexualidad. A pesar del claro posicionamiento de todas las organizaciones mundiales de la salud, asociaciones de sexología, psiquiatría y psicología, persisten sectores religiosos que continúan proclamando que la homosexualidad es una enfermedad y animando a las personas homosexuales a cambiar su orientación sexoafectiva. Recientemente hemos tenido noticia del empleo de este tipo de técnicas en el entorno del arzobispado de Alcalá de Henares.

Sobre el fundamento científico de las técnicas aversivas contra la homosexualidad, conocidas como SOCE (sexual orientation change efforts), en una reciente revisión, la APA (https://www.apa.org/pi/lgbt/resources/therapeutic-response.pdf) concluye que:

  • Los estudios que afirman que es posible modificar la orientación sexual de una persona, contienen graves errores metodológicos y suelen provenir de las organizaciones que los promueven.
  • Los estudios realizados con metodología adecuada no han encontrado evidencia que apoye la idea que la orientación sexual puede modificarse voluntariamente.
  • Existe evidencia de que las SOCE producen efectos dañinos sobre las personas que las atraviesan: pérdida de autoestima, anulación de su sexualidad, trastornos emocionales (ansiedad y depresión fundamentalmente) y problemas de asertividad entre otros.
  • Las personas que se someten a la SOCE lo hacen únicamente para tratar de vivir sus vidas conforme a sus valores espirituales.

Las organizaciones de profesionales aconsejan que la respuesta terapéutica vaya dirigida a la aceptación de la propia orientación sexual, ayudando a las personas homosexuales a afrontar constructivamente los posibles conflictos con un entorno que no las acepta.

 

Texto redactado por Gabriel José Martín, coordinador del Grupo de Trabajo Psicología afirmativa LGTB,
a solicitud de la Junta de Gobierno del COPC.

  Etiquetas: Institucional , COPC

Suscríbete a nuestro boletín on-line Mantente informado con todas nuestras novedades