La psicoterapia no será considerada una profesión independiente en Bélgica

28-04-2017   |  Barcelona

La psicoterapia dejará de ser considerada una profesión independiente en Bélgica. A partir del curso 2017-2018, el acceso a la prestación de la psicoterapia en Bélgica se limitará a los médicos, psicólogos y pedagogos clínicos que hayan recibido una formación adicional en psicoterapia.

La psicoterapia dejará de ser considerada una profesión independiente en Bélgica. A partir del curso 2017-2018, el acceso a la prestación de la psicoterapia en Bélgica se limitará a los médicos, psicólogos y pedagogos clínicos que hayan recibido una formación adicional en psicoterapia.

En Bélgica, la psicoterapia no está regulada como profesión sanitaria y, por tanto, se considera un tipo de intervención psicológica. Para poder ejercer la psicoterapia en el país europeo será necesario un grado en Medicina, Psicología o Pedagogía, más una pasarela formativa que se ofrezca desde una universidad o de una escuela superior que contenga seis partes de psicología y una formación de 4 años de psicoterapia.

Un Consejo Federal para la Psicoterapia se encargará de completar la ley y aportar sugerencias sobre el tema de la psicoterapia. Este Consejo se configura con la participación de 8 miembros provenientes de las universidades y 24 de las asociaciones de profesionales.

En la Revista de la federación belga de psicólogos encontramos que:

"En 2005 una directiva del Consejo Supérieur de la Santé relativo a la psicoterapia (nº 7855. 2005) reconocía cuatro escuelas: la psicodinámica, la cognitiva conductual, la sistémica y el enfoque centrado en el cliente o experiencial. Su objetivo era prohibir la charlatanería del mundo de la psicoterapia. Además, esta nota invocaba que era indispensable una formación universitaria y definía una docena de elementos esenciales para empezar la formación en psicoterapia".

Después de tiempo de debate y a propuesta de la Ministra belga de Asuntos Sociales y de la Sanidad Pública, Maggie De Block, se ha impuesto este criterio. "Al definir la psicoterapia como una forma de tratamiento y limitar su práctica a determinadas categorías de profesiones de la salud, hace que podamos garantizar mejor la calidad de la terapia y el interés en nuestros pacientes", afirma la ministra.


Suscríbete a nuestro boletín on-line Mantente informado con todas nuestras novedades